sensibilidad.es.

sensibilidad.es.

Las diferencias entre la dermatitis seborreica y la psoriasis

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y es la primera línea de defensa contra las enfermedades, las lesiones y los elementos ambientales. Además de proteger al cuerpo, la piel también es un medio importante por el que el cuerpo libera toxinas y controla la temperatura.

Sin embargo, la piel puede ser víctima de varias condiciones como dermatitis seborreica y psoriasis. A menudo, estas dos condiciones se confunden y se consideran lo mismo, pero en realidad son dos afecciones diferentes que requieren diferentes enfoques de tratamiento. En este artículo, discutiremos las diferencias entre la dermatitis seborreica y la psoriasis.

Dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica, también conocida como seborrea, es una afección de la piel que causa una erupción escamosa y con picazón en la piel. Aunque puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, la dermatitis seborreica es más común en el cuero cabelludo, las orejas, la frente y el pecho.

La causa exacta de la dermatitis seborreica no se conoce, pero se cree que está relacionada con una sobreproducción de aceite en la piel. También puede ser causada por una infección por hongos.

La dermatitis seborreica es una afección crónica, lo que significa que puede aparecer y desaparecer periódicamente. Los síntomas pueden empeorar con estrés, sequedad o frío, y mejorar con una buena higiene. La dermatitis seborreica no es contagiosa y no es una afección grave.

Psoriasis

La psoriasis es una afección de la piel que provoca la formación de parches rojos, con escamas plateadas y con comezón en la piel. A menudo, los parches aparecen en las rodillas, los codos y el cuero cabelludo.

La causa exacta de la psoriasis no se conoce, pero se cree que está relacionada con un sistema inmunológico hiperactivo. El cuerpo produce nuevas células de la piel demasiado rápido, lo que produce la formación de parches rojos y escamosos.

La psoriasis es una afección crónica que también puede aparecer y desaparecer periódicamente. Los síntomas pueden empeorar con el estrés, los cambios de temperatura y las infecciones. La psoriasis no es contagiosa, pero puede ser una afección muy angustiosa y puede afectar la calidad de vida de la persona que la padece.

Diferencias entre la dermatitis seborreica y la psoriasis

Aunque la dermatitis seborreica y la psoriasis comparten algunos síntomas, estas dos afecciones son diferentes.

1. Síntomas

La dermatitis seborreica causa una erupción escamosa y con picazón en la piel. La piel puede ser roja y la caspa puede caer del cuero cabelludo. La dermatitis seborreica generalmente no causa inflamación.

Por otro lado, la psoriasis causa parches rojos y con escamas que a veces pueden agrietarse y sangrar. La psoriasis puede causar inflamación, dolor y sensibilidad en el área afectada.

2. Ubicación

La dermatitis seborreica puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero es más común en el cuero cabelludo, las orejas, la frente y el pecho.

Mientras tanto, la psoriasis a menudo se produce en las rodillas, los codos y el cuero cabelludo.

3. Causa

La causa exacta de la dermatitis seborreica no se conoce, pero se cree que está relacionada con una sobreproducción de aceite en la piel y una infección por hongos.

La psoriasis se cree que es causada por un sistema inmunológico hiperactivo que produce nuevas células de la piel demasiado rápidamente.

4. Tratamiento

El tratamiento para la dermatitis seborreica puede incluir champús medicados, cremas y lociones. La dermatitis seborreica también puede tratarse con una buena higiene y reducción del estrés.

El tratamiento para la psoriasis puede incluir tratamientos tópicos como cremas y ungüentos, tratamientos orales y terapias biológicas.

En conclusión, la dermatitis seborreica y la psoriasis son dos afecciones de la piel diferentes que requieren diferentes enfoques de tratamiento. Aunque ambos pueden ser afecciones crónicas, la dermatitis seborreica es una afección más leve y con menos complicaciones. Si está experimentando síntomas de cualquier afección de la piel, es importante consultar con un dermatólogo para recibir un diagnóstico adecuado y determinar el mejor enfoque de tratamiento para su caso en particular.