sensibilidad.es.

sensibilidad.es.

El impacto de las hormonas tiroideas en la piel

Introducción

La glándula tiroidea es un órgano importante en nuestro cuerpo, que se encarga de producir hormonas tiroideas. Estas hormonas son cruciales para mantener un equilibrio hormonal adecuado en nuestro cuerpo. Además de esto, su papel se extiende a diversos sistemas en nuestro cuerpo. La tiroides influye en nuestro metabolismo, crecimiento, desarrollo y en nuestra piel. En este artículo vamos a centrarnos en el impacto de las hormonas tiroideas en la piel.

La piel y la tiroides

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y es el primero en mostrarnos los cambios hormonales en nuestro cuerpo. La tiroides produce dos hormonas principales: la tiroxina (T4) y la triyodotironina (T3). Estas hormonas tiroideas son responsables de regular el metabolismo celular, incluyendo la producción de proteínas, grasas y carbohidratos. La piel se compone de tres capas principales: la epidermis, la dermis y la hipodermis. Cada capa tiene una función específica en la protección del cuerpo y en la regulación de la temperatura corporal. Las hormonas tiroideas afectan la salud de la piel de diferentes maneras.

Efectos de la hipotiroidismo en la piel

Cuando la glándula tiroidea no produce suficientes hormonas tiroideas, se produce una afección llamada hipotiroidismo. Los síntomas asociados con esta afección son muchos, pero en lo que respecta a la piel, aparecen problemas como la piel seca, escamosa, áspera, gruesa y fría. En casos severos de hipotiroidismo, se puede notar una hinchazón facial y edema en los ojos. La piel alrededor de los ojos puede mostrar un color amarillento, esto se debe a la acumulación de lípidos y es un signo de trastornos tiroideos subclínicos. La piel se mueve muy lentamente debido a una disminución en la producción de energía celular. Además, hay una disminución en la producción de colágeno, lo que hace que la piel envejezca prematuramente y se vuelva más frágil.

Efectos de la hipertiroidismo en la piel

Cuando la tiroides produce demasiado hormonas tiroideas, se produce una afección llamada hipertiroidismo. Los síntomas están relacionados con una aceleración del metabolismo, la piel se vuelve delgada, caliente, húmeda y suave. La sudoración excesiva se convierte en un problema y hay una tendencia a tener enrojecimiento y picazón en la piel. Además, la piel se vuelve más fina y sensible, lo que conlleva un mayor riesgo de úlceras, erupciones y otras lesiones.

Tratamientos para trastornos tiroideos en la piel

Cuando se trata de problemas de la piel relacionados con trastornos tiroideos, el tratamiento se enfoca en mejorar la producción de hormonas tiroideas. Los tratamientos para la hipotiroidismo generalmente implican la toma diaria de hormonas tiroideas sintéticas. En cuanto a la piel, recomendamos un enfoque paciente. La piel puede tardar en recuperarse, para evitar que se rompa, se recomienda hidratación constante y protección contra el frío y el viento, así como el uso de protector solar. En casos de hipertiroidismo, el tratamiento se enfoca en normalizar la producción de hormonas tiroideas. Los tratamientos pueden incluir terapia con medicamentos antitiroides y en ocasiones radioterapia o cirugía. También se puede utilizar corticoides para controlar los síntomas de la piel.

Conclusión

Las hormonas tiroideas juegan un papel importante en nuestra salud y afectan a muchos sistemas del cuerpo, incluyendo la piel. La alteración en la producción de hormonas tiroideas puede tener un impacto significativo en la piel. La hipotiroidismo puede llevar a la piel seca, escamosa, áspera y gruesa, mientras que el hipertiroidismo puede llevar a la piel delgada, caliente, húmeda y suave. La implementación de tratamientos para normalizar la producción de hormonas tiroideas puede ayudar a mejorar la salud de la piel. Es importante prestar atención a cualquier cambio en la piel y consultar con un doctor para buscar tratamiento.